Este verano, experimenta la adrenalina que produce hacer rutas en bicicleta por la montaña

Este verano, experimenta la adrenalina que produce hacer rutas en bicicleta por la montaña y para eso dispón de las mejores bicicletas de montaña. Pues estas representan toda una muy importante modalidad del deporte ciclístico.

El ciclismo de montaña requiere de bicicletas especialmente diseñadas para sus diferentes subcategorías. Están las “rígidas”, que no tienen suspensiones, los cuadros, con parte posterior sólida, tienen una horquilla rígida y no cuentan con suspensión. Las “semirrígidas” o de “suspensión delantera”, se diferencian de las primeras por tener una horquilla con suspensión.

Las bicicletas de “doble suspensión” poseen un cuadro con suspensión trasera y horquilla con suspensión delantera. Las “26” están determinadas por las dimensiones de la rueda, que resultan las más habituales para las de montaña. Aunque también se practica este deporte con las “29”, cuyas ruedas tienen un diámetro de 29 pulgadas. Estas devienen mejores rodadoras pero merman en cuestión de agilidad (se les apoda “ratoneras”), pero el mayor diámetro las hace menos rígidas que las 26.

Para conducir en la montaña, el ciclista debe mantener la bicicleta detenida por 20 segundos, levantar la rueda delantera sin caer al suelo, levantar ambas ruedas sin pararse. Y saber echar el peso del cuerpo hacia la parte trasera.